CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

martes, 31 de julio de 2007

6. El Bar

Recuerdo aquel bar como si hubiera estado allí ayer mismo, y no hace más de 3 años. Eran otros tiempos, peores en algunos aspectos y mejores en otros. Era Mayo de 2004. Aún no estaba nada decidido, aún había ilusión y alegría en mi rostro y una sonrisa sincera escoltaba mi mirada curiosa. Eran buenos tiempos a pesar de todo, nada hacía presagiar que las cosas empezarían a ir de mal en peor. Y fuimos al bar. Era un día lluvioso, pero hacía buen tiempo. Cogimos el tren, luego el metro, cruzamos una calle, y llegamos. Un bar pequeño. Nos recibió la camarera, nos llevó a una mesa en el piso de abajo. Las paredes estaban llenas de estanterías, y las estanterías, llenas de libros. Libros en inglés. Novelas, ensayos, poesía. Infantil, juvenil, adulta. Ciencia-ficción, aventuras, terror. Nuevos y viejos. Finos y gruesos. Grandes y pequeños. Pasamos allí un rato, luego subimos, tomamos algo, charlamos. Volvimos a bajar a la hora del cuentacuentos. En inglés y español, escuchamos con interés todos los relatos. Mis amigos se animaron a salir y contar los suyos, yo fui demasiado tímida. Se acabó el cuentacuentos y subimos. El bar estaba absolutamente lleno. Había una gran partida de Trivial entre todo el que quisiera jugar, pero era muy tarde y nos marchamos. Nos prometimos volver, pero nunca lo hicimos.

Pasó 1 año, y el recuerdo de aquel maravilloso día me hizo querer volver. Hablé con otros amigos, les pareció una idea genial ir allí. No recordaba el nombre del bar ni la dirección exacta, pero sí la parada de metro, así que me fui hasta ella e inspeccioné la zona, calle tras calle, esquina tras esquina. Locutorios, floristerías, bazares, pero ni rastro del bar. Aquel bar inglés donde todo el mundo reía había desaparecido. Recorrí todas las calles posibles y no estaba. Si cambió de lugar, no hay manera de encontrarlo; si cerró para siempre, no hay manera de volver.

Aquel maravilloso día de Mayo de 2004 quedará para siempre en mi recuerdo, a pesar de que la posibilidad de repetirlo ya no exista. Como no existe la ilusión de aquellos días, ni la alegría, ni casi la curiosidad. Pero la esperanza es lo último que se pierde. La esperanza de volver a ilusionarme. La esperanza de volver al bar, aunque tenga otro nombre y esté en otro lugar.

7 personas me visitaron y me comentaron:

La cónica dijo...

A Sabina le pusieron una sucursal del Banco Hispanoamericano. He oído también hablar de un restaurante brasileño convertido en peluquería china. Echo de menos ese bar que dices, y eso que nunca llegué a estar. Si no existe ya, tendremos que inventarlo.

Un beso.

Mijel... dijo...

Yo creo que dependiendo de con quien este tomandome algo, ese Bar tiene surcursales en cada esquina de estas calles, por otro lado creo que con unas cuantas cervezas encima tambien pasa eso... jejej

Lalaith dijo...

La cónica: No entiendo lo que dices de Sabina. Es curioso que estoy casi completamente segura de que el bar ya no existe, pero no quisiera corroborarlo completamente. Mientras me quede un resquicio de duda, me queda un resquicio de esperanza.

Mijel: La compañía de ese día desde luego influyó en el grato recuerdo que de aquel bar tengo, pero el bar en sí mismo ya era especial, ya tenía un encanto único. Y prefiero divertirme mientras bebo coca-colas a encontrar una diversión alcohólica en el más simple de los rincones.

Saludos a ambos.

La cónica dijo...

Lo de Sabina era por la canción, Y nos dieron las diez, también desaparece un bar ahí...

una vida lo que un sol dijo...

quizá ese bar ya no exista, pero habrá otros lugares por descubrir, que te encantarán, preciosos... a los que querrás volver. Y seguirán en su sitio. Anda que no tienes vida por delante!

Sólo he estado una vez en un cuentacuentos bilingüe, pero me gustó muchísimo. Muy divertido.

Besos. Color verde esperanza. Claro.
Y disculpas, por no visitar tu blog con más frecuencia. No volverá a pasar.
Déu!

629 dijo...

Cuanta nostalgia!

Lalaith dijo...

La cónica: Aah, una canción de Sabina. Por eso no me sonaba.

Una vida lo que un sol: Sí, seguro que habrá otros lugares... pero es que aquél era especial. Lo guardaré en mi recuerdo. No te preocupes por no pasar por aquí demasiado a menudo... para lo poco que escribo, con una vez al mes o cada dos meses es suficiente :)

629: Sí, yo es que con estas cosas me pongo de un nostálgico que ni yo lo entiendo. Pero qué se le va a hacer.

Besos a todos.