CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

domingo, 3 de enero de 2010

36. Mediodía en el lugar donde se cruzan las vías

Tocaban esa animada melodía que Jack Lemmon y Tony Curtis, vestidos de mujer, ensayan con el resto de la banda en un extremo del vagón del tren que les lleva a la soleada Florida en Some like it hot! (Con faldas y a lo loco). Eran unos tipos tan normales como los que pasean al trabajo con su maletín o los que los fines de semana van en chándal al supermercado. Pero tocaban esa música y me hicieron pensar en Jack Lemmon, y en un instante olvidé mi prisa y mi indecisión sobre si abrir o no el paraguas en una incipiente lluvia de esas que no se notan pero te acaban mojando y me quedé allí, sonriendo como una tonta, evocando imágenes en blanco y negro. Al cabo de un rato eché, insólita acción en mi persona, unas monedas en la funda de guitarra abierta en el suelo delante de ellos, sintiéndome en parte obligada a ello por haber grabado un pequeño vídeo de su actuación con mi móvil. Luego descubrí que, debido a mi torpeza, en realidad no había grabado nada, y casi me alegré. Más sinceridad en esas monedas, pensé. La vida en la ciudad esconde estos pequeños momentos de placer inesperado. Seguí mi camino con un paso más relajado, el paraguas colgando de mi muñeca y la música aún resonando en mi cabeza, con la imagen de fondo de un contrabajo agujereado girando sobre sí mismo una y otra vez, una y otra vez...

5 personas me visitaron y me comentaron:

Fersitu dijo...

Las pequeñas cosas de la vida...

Mijel... dijo...

Madrid es lo que tiene... hoy los vi yo también. Madrid, como tú dirias, MOLA

Corto Maltes dijo...

Hace pocos días encontre esta pelicula en internet y la vi con mi hija de 6 años. Ella conoció a Marylin, a Jack y a Tonny y sin saber bien quienes eran en realidad disfrutó de cada uno de los gags. Ahora a ti esos musicos te recordaron a aquellos del cine de antaño y yo espero que algun día a mi hija le pase algo parecido alo que te paso a ti en esta ocasion.

Martha dijo...

Que bonito...Me he sentido extrañamente melancólica al leerte. ^^

1 besazo!

Nanny Ogg dijo...

Es cierto, la vida en la ciudad esconde estas pequeñas y cálidas sorpresas reservadas a quien es capaz de observar lo que hay a su alrededor.

Besos