CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

sábado, 29 de mayo de 2010

43. Apariencias

Lo miraba fijamente y le hablaba de política. Que si la cosa está mal, que si deberían hacer esto en vez de aquello, que si a dónde vamos a llegar. Era un hombre de mediana edad y aspecto normal. Vestía un traje gris con camisa y corbata, todo impecablemente planchado, y calzaba zapatos negros, limpios y, a simple vista, bastante nuevos. No le temblaba la voz al hablar y reforzaba sus sólidos argumentos con discretos, aunque enérgicos, movimientos de ambos brazos, sin perder ni por un segundo su postura erguida. Iba bien peinado y parecía recién afeitado. Nadie que se hubiera cruzado con él habría pensado nada raro. Nadie que se lo hubiera encontrado en un ascensor habría sentido temor o inquietud. Nadie que le hubiera mirado a los ojos le habría calificado de loco.

Y sin embargo allí estaba él, sentado en un banco en una agradable mañana primaveral, contradiciendo todos los instintos, poniendo en tela de juicio todas las valoraciones. Mirarle era ver a un hombre absolutamente normal. Casi resultaba siniestra la naturalidad con que le hablaba a aquel árbol.

6 personas me visitaron y me comentaron:

LauraConChocolate dijo...

Te digo una cosa: hay árboles que escuchan más que muchas personas ;-)

Lalaith dijo...

También es verdad...

JB dijo...

Yo después de pasar por psiquiatría, lo del árbol lo vería hasta normal, jeje

Martha dijo...

Como siempre, un final impactante que consigue que el relato me gusta más si cabe! ^^

Muy bueno, en serio!

1 besazo!

P.D.- Yo a veces hablo con mis gatos o con mi perra... :S

Fersitu dijo...

¿Y quien pone el límite entre la locura y una gran imaginación?

Es usted una artista de los pequeños relatos.

Un besote!

Nanny Ogg dijo...

Y el pobre árbol sin poder fugarse, ahí aguantando la turra :D

Ahora, en serio: permíteme que te dé un gran aplauso. Insisto en que cada día escribes mejor y me gusta más lo que escribes :)

Buenísimo de verdad.

Besos