CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

domingo, 27 de enero de 2013

57. Pequeños sentimientos humanos

Marta  aprovecha  la  hora  de  la  comida  para  ducharse,  hidratarse  la piel  y  secarse  el  pelo:  esta  tarde  quiere  ser  la  mejor  versión  de  sí misma.  Una  vez  reiniciada  la  jornada  laboral,  aprovecha  los pequeños descansos  para  retocarse  el  peinado  y  maquillarse.  Por  fin  llegan las 5,  apaga  el  ordenador  y  vuelve  al  baño.  Se  mira  en  el  espejo por delante  y  por  detrás,  se  pinta  sutilmente  los  ojos  del  color  que más le  favorece,  se  asegura  de  que  lleva  en  el  bolso  todo  lo necesario  y sale  de  casa  sintiéndose  radiante.  La  fuerte  lluvia  no  le molesta lo más  mínimo  y  no  le  importa  esperar  bajo  ella  a  su amigo,  que llega tarde  como  siempre.  

Cuando  por  fin  se encuentran,  Marta sonríe  y  se siente  feliz.  Caminan  un  rato  bajo  su  paraguas,  llegan a  una cafetería y  entran  a  tomar  algo  y  charlar.  La  charla,  como  siempre, está plagada  de  silencios  en  que  ninguno  sabe  qué  decir  ni  adónde mirar, pero  con  el  tiempo  los  silencios  se  han  hecho  mucho  más  cortos  y menos  incómodos.  Acaban  sus  cafés  y  siguen  hablando  y callando, hasta  que  su  amigo  mira  el  reloj  y  dice  que  es  mejor  que  se marche:  mañana  se  va  de  viaje  al  otro  lado  del  océano  y  aún  tiene cosas  que  preparar.  Caminan  hasta  su  coche  y,  al  llegar,  se despiden.  Ella  le  da  un  abrazo  y  le  dice  que  le  va  a  echar  de menos,  él  responde  de  la  misma  manera.  Se  quedan  un  rato mirándose  el  uno  al  otro  cerca,  muy  cerca...  hasta  que  por  fin  se separan,  él  se  mete  en  su  coche  y  ella  se  aleja  bajo  la  lluvia.

Por  el  camino  de  vuelta  a  casa  la  sonrisa  se  evapora  y  en  cuanto llega  y  cierra  la  puerta  tras  ella  Marta  rompe  a  llorar desconsoladamente.  Ha  vuelto  a  pasar,  se  dice,  ha  ganado  el  miedo una  vez  más.  Marta  se  sienta  en  su  cama  buscando  más  kleenex mientras  piensa  en  las  oportunidades  que  ya  ha  perdido  y  calcula cuántas  le  quedarán  hasta  que  sea  demasiado  tarde.  Su  amigo  se ha  ido  por  2  semanas.  ¿Serán  suficientes  para  que  deje  de  ser cobarde?