CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

martes, 21 de julio de 2015

71. Dentro del armario

Martina llegó a casa a las 5 de la madrugada, fascinada por haber sido capaz de caminar durante 45 minutos sin bajarse de los tacones y por haber logrado meter la llave en la cerradura tan sólo al tercer intento. 

Entró en el salón riéndose de nada y al quitarse el abrigo lanzó al suelo de un manotazo la botella que había dejado sobre la mesa al marchar. Se quedó 5 minutos admirando la variedad de tamaños que el cristal había tomado tras abandonar su estética unidad, tras los cuales se apresuró a recoger los pedazos antes de que el incidente causara una desgracia mayor. 

Después de otro largo rato en el baño, tratando de quitarse las capas de maquillaje que tan elaboradamente había aplicado unas horas atrás, Martina se dirigió por fin a su dormitorio. Allí le sorprendió encontrar el armario entreabierto. Abrió completamente la puerta y encontró, agazapado entre sus pantalones y faldas, a Héctor. "Escuché un ruido y me escondí en el armario", fue la respuesta a su mirada inquisitiva. Relajada tras haber resuelto el pequeño misterio, Martina se metió en la cama y apagó la luz. Cerró los ojos sólo un instante para volver a abrirlos de par en par, tanto que las cuencas le dolieron del esfuerzo. En la oscuridad, a la luz del resplandor de las farolas de la calle, vio a Héctor salir del armario y de la habitación. La frondosa cola del gato fue lo último que vio antes de decidir, de una vez por todas, que era necesario cambiar de vida y urgente, muy urgente, dejar las salidas nocturnas y las sustancias con que solía acompañar las copas y que hasta ese momento había creído controlar.

0 personas me visitaron y me comentaron: